Los datos de la OCDE constatan el descalabro de la Cooperación al Desarrollo de España

Oxfam Intermón reclama a los partidos políticos que incorporen medidas para recuperar la Cooperación al Desarrollo en sus programas electorales

La próxima legislatura será clave para revertir la tendencia y recuperar la política pública de cooperación al desarrollo, pero esto no será posible sin un compromiso claro por parte de los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones.

Los datos hechos públicos hoy por el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE empeoran las previsiones esperadas y dejan a España en el vagón de cola de la solidaridad internacional, muy alejada de sus compromisos adquirido. El esfuerzo de España en Cooperación Internacional en 2014 ha sido de sólo un 0,14% de la Renta Nacional Bruta (RNB), lo que sitúa a nuestro país en el puesto 22 de entre los 28 países donantes, muy alejado del puesto que le corresponde como 13ª economía  mundial y de la meta del 0,7%. “Estos datos reflejan la debacle de la política de solidaridad internacional y el profundo pozo del que hay que reflotarla”, afirma Jaime Atienza, director del Departamento de Campañas y Ciudadanía de Oxfam Intermón.

Para ello, y coincidiendo con la publicación de estos datos, Oxfam Intermón hace público un documento en el que reclama a los partidos políticos que concurrirán a las elecciones medidas concretas para recuperar la cooperación al desarrollo y que den prioridad a la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Entre ellas figuran: recuperar el Pacto de Estado de lucha contra la pobreza; incrementar la Ayuda al Desarrollo (AOD) hasta el 0,4% de la Renta Nacional Bruta (RNB)  al final de la próxima legislatura o impulsar un sistema fiscal internacional que ponga fin a la elusión y evasión fiscal para generar mayores ingresos públicos que mejoren la riqueza de los países en desarrollo.

“La irrelevancia de nuestro país en la lucha contra la pobreza en los países en desarrollo ha quedado patente hoy en los datos de la OCDE, confirmando la degradación de esta política pública que salva vidas y es clave para millones de personas entre las más vulnerables del mundo. Es hora de que la cooperación deje de bailar al vaivén de intereses de los distintos partidos y sea una verdadera política de Estado, con compromisos estables y duraderos y que sirvan para luchar contra la pobreza y la desigualdad globales”, afirma Atienza.

 “Está claro que esta ha sido la legislatura más negra para la cooperación internacional, que acumula un recorte de un 70% desde el inicio de la crisis y un 50% desde la llegada del actual gobierno. Es imprescindible que los partidos políticos incorporen en sus compromisos electorales compromisos concretos para avanzar en la agenda post-2015 y garantizar la coherencia de políticas. Es decir, que lo que se hace con una mano, no se destruye con la otra”, afirma Atienza.

La acción humanitaria ha sido la peor parada en el último lustro y más aún si se tiene en cuenta la cantidad de crisis (Siria, República Centroafricana, Sudán del Sur, las catástrofes naturales en el Sudeste Asiático o el drama del Ébola) que nos han llevado a un número de personas desplazadas superior al de la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué futuro para el desarrollo?

La previsión para 2015 es igual de desoladora. Según los planes del Gobierno, la AOD alcanzará los 1.753 millones de euros, manteniéndose en un raquítico 0,16% de la RNB. “Ni el anuncio de una mejora de la economía, ni el hecho de que España ocupe una silla en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se ha traducido en una recuperación de la solidaridad internacional con los países más empobrecidos”, comenta Atienza. “Mientras deberíamos aportar 70 céntimos de cada 100 euros, una cantidad pequeña pero con un gran impacto, hoy solo estamos aportando 14 céntimos, una cifra miserable” Además, no es una señal alentadora en el momento en que los gobiernos negocian el nuevo marco de desarrollo post-2015, que establecerá las nuevas metas para los próximos quince años.

La próxima legislatura será clave para revertir la tendencia y recuperar la política pública de cooperación al desarrollo, pero esto no será posible sin un compromiso claro por parte de los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones. “Recortar la AOD para reducir el déficit público es irrelevante, sobre todo considerando que en sólo tres años (de 2009 a 2012) España invirtió más de 100.000 millones de euros en rescates bancarios, el doble de lo destinado en 35 años a la cooperación al desarrollo”, concluye Atienza.

 

Link a la página del informe: http://www.oxfamintermon.org/es/documentos/08/04/15/contra-pobreza-desigualdad

Link directo al pdf: http://www.oxfamintermon.org/sites/default/files/documentos/files/InformeDesarrolloRecomendacionesParaEspana.pdf

 

Contacto para medios

Marisa Kohan

699 984 800  /  91 204 67 44

 

mkohan@oxfamintermon.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *