Lexmark se compromete a la neutralidad de emisiones de carbono para 2035

Desde 2005, Lexmark ha reducido las emisiones en un 62% a nivel mundial, y está en camino de cumplir el objetivo de reducción del 40% respecto a los niveles de 2015 para 2025. Las reducciones conseguidas hasta ahora se han basado en la reducción de la energía y el uso de nuevos plásticos, la reutilización de productos, los esfuerzos mundiales de reciclaje y el diseño de productos duraderos que se fabrican para durar. Con la intención de cumplir con el objetivo de neutralidad para 2035, Lexmark continuará promoviendo e invirtiendo en nuevos programas.

Lexmark se ha dedicado durante mucho tiempo a reducir nuestro impacto ambiental”, afirma Allen Waugerman, presidente y CEO de Lexmark. “Hemos liderado el camino en materia de sostenibilidad en nuestro negocio y para nuestros clientes, y estamos decididos a ser carbono-neutrales para 2035. Es la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente y, además, aporta beneficios para nuestros clientes, reduciendo sus costes y ayudándoles a cumplir sus propios objetivos de neutralidad de carbono a través de dispositivos de mayor duración y menor consumo de energía”.

Los consumibles son un área en la que Lexmark ha destacado en la reducción de su huella. El Programa de Recogida de Cartuchos de Lexmark (LCCP), establecido en 1991, ha evitado que 100 millones de cartuchos procesados durante 30 años de operaciones terminen en el vertedero. El plástico reciclado posconsumo (PCR) de cartuchos que no se pueden reutilizar se convierte en nuevos cartuchos y componentes dentro de las impresoras y equipos multifuncionales de Lexmark. De la flota de dispositivos de Lexmark, el 92% de los modelos incluyen contenido de PCR, y de entre estos dispositivos, más del 80% cuentan con más de un 30% de contenido de PCR.

Parte del objetivo de reducción de las emisiones de carbono en Lexmark pasa por garantizar que los dispositivos se diseñen y fabriquen para tener una vida útil larga y no necesiten ser reemplazados o reciclados en primera instancia. Diseñados para la durabilidad, los dispositivos Lexmark están fabricados para durar más de siete años, por encima de la media del sector. El 96% de los dispositivos también cumplen con la certificación ENERGY STAR®, lo que significa que cumplen con altos estándares de eficiencia energética. Cuando los dispositivos llegan al final de su vida útil, Lexmark tiene como objetivo reutilizar la mayor cantidad posible de material usado. El 39% del plástico en los nuevos dispositivos Lexmark y el 37% de los cartuchos nuevos de la marca es plástico reciclado, y la compañía planea aumentar estas cifras.

Para los clientes que buscan reducir el consumo de papel, todos los dispositivos vienen con Print Release, lo que permite a los empleados enviar trabajos de impresión desde cualquier lugar y recopilarlos utilizando un inicio de sesión seguro en un dispositivo, lo que significa que los usuarios solo imprimen exactamente lo que necesitan. Para los documentos que se imprimen, los clientes también pueden aprovechar la colaboración con PrintReleaf, para medir el uso del papel y llevar a cabo labores de reforestación para garantizar que se reemplacen los árboles talados.

“Hemos hecho un gran progreso como compañía”, comenta John Gagel, director de sostenibilidad de Lexmark. “Durante muchos años, hemos estado trabajando a nivel mundial para reducir continuamente nuestra huella de carbono, y la infraestructura que tenemos en todo el mundo nos posiciona para cumplir con nuestro objetivo de neutralidad en las emisiones carbono para 2035”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *