La primera novela de Silvia A. Castillo sumerge en magia y aventuras a la ciudad de Madrid

Aventuras, seres fantásticos, romance y una antigua profecía son algunos de los ingredientes que conforman la cautivadora novela de Silvia A. Castillo, La Puerta de los Dioses (Amazon).

El libro narra cómo la vida de Luna, de dieciséis años, da un penoso giro cuando se ve obligada a mudarse a Madrid junto a su padre para vivir con su nueva madrastra y su odiosa hermanastra después de la muerte de su madre. Tras una discusión con su nueva familia, decide perderse por las calles de la ciudad, y descubre el anuncio de una entrevista para un trabajo a jornada parcial en la Biblioteca de Ateneo de Sirio. Intrigada, acude a la cita sin imaginar que allí Portofino, un huraño pero simpático bibliotecario, le descubrirá un mundo lleno de magia en el que se deberá adentrar para ayudar a sus nuevos amigos, Jared y Samuel, unos jóvenes hechiceros cuya estirpe lucha desde tiempos milenarios contra lo sobrenatural, a evitar que se cumpla una antigua profecía que podría significar el fin.

Con esta intrigante y sorprendente premisa, Silvia A. Castillo consigue crear un universo de fantasía en el que incorpora seres mitológicos pertenecientes a las civilizaciones nacidas alrededor del Mediterráneo, en especial a la antigua Persia.

“El mundo de la mitología y la historia antigua me atrae porque nuestro propio mundo hunde sus raíces en él. La idea que quería transmitir es que nada pasa por casualidad, que lo que sucede hoy es el continuar de lo que sucedió ayer o miles de años atrás y hay un hilo conductor que lo une todo. Puede parecer increíble que lo que los hechos que ocurrieron hace miles años en la antigua Persia nos afecten hoy día, pero eso es en efecto lo que sucede en el libro, en clave fantástica”.

En esta urban fantasy, la autora sitúa la novela en la ciudad de Madrid y recorre sus calles y lugares más distinguidos y escondidos, por lo que los lectores pueden vivir la historia de manera más cercana y sentir que la magia está a la vuelta de cada esquina. Además, también aparecen lugares más exóticos, como el templo de Abydos en Egipto, o famosos, como la catedral de Notre Dame en París.

“[…] siempre me ha gustado la idea de que te pueda ocurrir algo fantástico al doblar la esquina en un día normal y corriente, de ahí que haya elegido un escenario tan cercano y cotidiano como Madrid. Quería sugerir que lo que le sucede a Luna, la protagonista, es algo que nos podría suceder a cualquiera de nosotros. Me parece que eso hace que el lector se pueda sentir más identificado”.

Los lectores también podrán empatizar con la protagonista, Luna, pues de la noche a la mañana pasa de ser una estudiante corriente con problemas normales a convertirse en una de las claves para evitar que Bogdan Gorgon, un resentido guardián que está deseoso de cumplir la profecía, logre su objetivo. Además, la impecabilidad con la que la autora construye a los personajes provoca que ahonden en el corazón de todo aquel que los descubre, como Portofino, el duende bibliotecario, Aelea ­—también conocida como la Dama Blanca—, la maestra de magia de Luna, o Laertes y su hermano Phoenix, guardianes y miembros del Consejo.

Además, la relación de Luna con Samuel y Jared se convierte en algo especial, pues surge una bonita amistad que se mantiene durante toda la aventura. Es precisamente con este último, Jared, por quien Luna comenzará a desarrollar sentimientos. Se creará un vínculo muy fuerte entre ambos, ya que se complementan y se ayudan mutuamente cuando más lo necesitan.

“Para Luna, conocer a Jay es muy importante, porque él es quien le hace replantearse cómo está viviendo su vida y gracias a él consigue derribar sus barreras y, de alguna manera, volver a situarse en la vida de la que se había alejado. Y para Jay, conocer a Luna es una experiencia nueva y diferente, que le hace sacar a la luz su mejor parte, la de defensor y cuidador de los demás. Creo que esta relación le resultará cercana al lector porque todos sabemos que conocer a alguien con quien se produzca esa conexión resulta algo muy especial”.

Con un estilo ameno, dinámico y visual, Silvia A. Castillo hace de esta obra una novela muy original y recomendable, no solo para un público juvenil, sino para todos aquellos amantes de la literatura fantástica, pues logra compaginar en un equilibrio perfecto de fascinación y terror seres como brujas, hechiceros, guardianes, duendes, dragones, espíritus o demonios, en una realidad que podría ser la de cualquiera de nosotros.

El debut literario de Silvia A. Castillo, La Puerta de los Dioses, ya está disponible en Amazon para todos aquellos lectores que busquen una buena historia de fantasía que permita dejar volar su imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *