La calidad del aire, clave en la vuelta al trabajo a la oficina

Actiu está utilizado sus instalaciones en el Parque Tecnológico de Castalla (Alicante) su plataforma inteligente Gaia by Actiu® para sensorizar el entorno de trabajo y obtener datos de uso y de las condiciones ambientales.

Gaia by Actiu está operativa desde antes del verano y estos meses ha demostrado su eficiencia y el valor que aporta a los entornos de trabajo. Además, la plataforma da respuesta al modelo Evidence-Based-Design, un método que combina análisis cualitativo y cuantitativo y que permite definir la importancia de determinados espacios, hasta qué punto se utilizan y cuáles son las expectativas y necesidades de quienes los emplean.

Gaia nos está permitiendo saber lo que pasa realmente a partir de información objetiva sobre múltiples parámetros. Sabemos ‘qué sienten’ los espacios y cómo esto afecta a las personas. Un conocimiento que nos ayuda a tomar las decisiones oportunas para que siempre, independientemente de su uso, estos espacios sean saludables y favorezcan el bienestar preservando siempre el anonimato de quienes los usan”, explica Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu.

Calidad del aire en espacios interiores
Un ejemplo es lo ocurrido durante los episodios recientes de calima, un fenómeno meteorológico que se produce en la atmósfera y que se caracteriza por la presencia de partículas de polvo y arena en suspensión.

Durante esos días, el nivel de partículas PM 2.5 y PM 10 registrado por Gaia by Actiu aumentó de una media diaria de 0,56 μg/m3 hasta 6-7 μg/m3. Pese a estar aún por debajo de lo aconsejable que son 20 μg/m3, el incremento fue considerable en pocas horas.

Los datos recogidos en la sede de Actiu permitieron actuar con rapidez para garantizar la calidad del aire dentro de las instalaciones, activando los sistemas de ventilación para evitar que el nivel de estas partículas siguiera aumentando.

La recogida de datos sobre la calidad del aire en las últimas semanas también ha permitido identificar incrementos en los niveles de dióxido de carbono (CO2) en espacios cerrados como salas de reuniones, especialmente cuando el número de asistentes supera las cuatro personas.

La falta de ventilación de espacios cerrados puede ocasionar inconvenientes como cansancio, dolor de cabeza y la falta de atención. La información recogida por Gaia se ha traducido en Actiu en un protocolo nuevo de ventilación permanente en horario de oficina y de reducción del aforo de las salas a la mitad, para limitar la densidad humana de estos espacios.

Sensores y algoritmos para cuidar la salud
Los indicadores ambientales, el uso del espacio y la calidad del aire son algunos de los parámetros que se registran de manera constante, gracias a los sensores instalados y a los algoritmos que convierten esos datos en conocimientos tangibles para poder adoptar decisiones que mejoren la salud y el bienestar de las personas que emplean esos espacios en su día a día. Este sistema redunda, a su vez, en la optimización del espacio y la eficiencia energética de las organizaciones.

Herramienta estratégica para la vuelta a la presencialidad
Además de medir la calidad del aire (dióxido de carbono -CO2- y PM 2,5 y PM 10), Gaia capta información en tiempo real sobre la temperatura, la humedad, la iluminación, el ruido y la presencia humana, entre otros parámetros. Dispone también de una app móvil que permite al usuario buscar, reservar, valorar espacios y servicios disponibles, reportar incidencias y consultar contenido relacionado con la salud y el bienestar.

Todo este conocimiento, unido al proceso de acompañamiento Cool Working by Actiu, repercute positivamente en el bienestar de los usuarios y en el rendimiento de los espacios, convirtiéndose en una herramienta estratégica en la vuelta a la presencialidad de muchas empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *