¿Esposa o amante? Yerleny Nuñez explora este conflicto en 'Un fin de semana con la esposa de mi amante'

Leny, una joven y atractiva empresaria, celebra con sus amigas durante unas vacaciones su nuevo futuro laboral. Allí conoce a Ernesto, un atractivo hombre con el que tiene un tórrido romance. Solo hay un problema: ambos están casados. Tanto Leny como Ernesto proponen seguir viéndose como amantes con una condición: no enamorarse. Pero hay veces que las reglas no están para cumplirse.

Este es el argumento que la escritora Yerleny Nuñez presenta en su primera novela Un fin de semana con la esposa de mi amante (editorial Tregolam), una historia llena de pasión y amor que sin duda conquistará a los lectores.

La autora profundiza sobre las relaciones matrimoniales y extramatrimoniales y los motivos que llevan a las personas a desafiar toda su estabilidad a favor de la pasión desenfrenada que les hace salir de su zona de confort, todo ello enfocado especialmente en el papel de las mujeres, pues siempre son las más perjudicadas en este tema.

«He vivido algo similar a esta historia. A partir de ese momento fue cuando me di cuenta de que no había sido la única y empecé a preguntar e indagar sobre el tema. Y me dije: “Les mostraré a las mujeres a través de hojas de papel cuál es su lugar. Le enseñaré que no importa si son amantes o señoras para que sepan cuál es su valor y si están donde merecen estar”».

El conflicto personal de Leny comienza con la culpa que siente de poder ser la razón de destrozar la familia de Ernesto y destruir el matrimonio para los hijos de su amante y de Katy, su mujer. Sus amigas tienen diversas opiniones respecto al tema de la infidelidad; mientras unas piensan que la culpa es de las amantes por introducirse a la fuerza en los hogares bien avenidos, otras conciben que la culpa radica en el mal papel de las esposas respecto con sus maridos.

La autora no se limita a victimizar a la protagonista, tampoco a ensalzarla. Trata de reflejar la realidad de muchas mujeres cuyos sentimientos arraigan en lo más profundo y se canalizan en amar con locura a la persona con la que no tienen votos, e intenta exponer que el pecado del placer no es algo de lo que la gente pueda renegar, pues siempre existen los errores y no hay que culpabilizar a nadie por ser humano.

La escritora utiliza a Leny, su protagonista, como un referente para todas las mujeres en la que pueden encontrar una igual, y no duda en mostrar todas sus virtudes, pero también sus defectos, para que los lectores puedan empatizar con su situación.

«Puse a la protagonista en ambos lugares porque, si solo estaba como amante, las señoras la odiarían, y si solo estaba como señora, las amantes dirían: “Otra dando clases de moral”. Así que Leny puede ser tú como señora y puede ser tú como amante. Y te identificarás con ella y la amarás».

Esta novela sin duda se caracteriza por ser una obra ágil y amena, plagada de romance y sentimiento, y en especial por las reflexiones que Yerleny Nuñez realiza sobre la sociedad, las mujeres, el amor y la importancia de anteponer la felicidad propia a la de los demás. Todos estos temas son tratados con delicadeza y realismo, aspectos que no se encuentran en otros libros similares al de este género.

El estilo de la autora es fresco y proliferan los diálogos y las descripciones. Los lectores canalizarán sus propias vivencias y empatizarán con la historia de Leny, su papel como esposa, su papel como amante y, sobre todo, su papel como mujer en una sociedad en la que se culpabiliza al género femenino de los arrebatos de lujuria y de las infidelidades en las que el papel del hombre es clave para que todos ellos se produzcan. La escritora invita a reflexionar sobre este aspecto y a evitar este tipo de criticas fortuitas hacia las mujeres.

«Ernesto es un hombre desconfiado e inseguro, ya que expresa con sus acciones que no sabe qué decisión tomar. Así les muestra tanto a su mujer como a su amante amor y dolor a la vez. ¿Quién tiene la culpa? La persona que permite entrar a una tercera a la relación y lo justifica con la excusa de “no soy feliz, estoy con ella por los niños”. Esta persona es la culpable de que dos mujeres no solo sufran, si no que se sientan inseguras y empiecen a hacer comparaciones estúpidas, creando una gran disputa entre ellas. Y mientras el traidor que las hace vibrar a lo más íntimo siempre es el justificado por la sociedad».

Un fin de semana con la esposa de mi amante es una novela necesaria con un mensaje imprescindible para cualquier persona que lo lea: el amor más importante es propio.

La primera novela de Yerleny Nuñez ya está disponible en las librerías para todos los lectores que quieran adentrarse en la historia de Leny y la búsqueda del amor verdadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.