Škoda moderniza y amplía sus centros de producción durante las vacaciones

Škoda Autó está aprovechando al máximo el período de inactividad de la producción en el mes de julio para llevar a cabo una amplia modernización y mantenimiento de sus tres centros de producción en República Checa. Más de ochenta talleres de producción, que cubren casi 500 puestos de trabajo en Mladá Boleslav, Kvasiny y Vrchlabá, recibirán servicios de mantenimiento. El foco será la preparación ante el inicio de la producción del nuevo Škoda Kodiaq en Kvasiny, la instalación de una nueva línea de prensado en la planta principal en Mladá Boleslav y la optimización de varios procesos en la planta de alta tecnología de Vrchlabá. Las vacaciones en las fábricas empezaron el 4 de julio y se alargarán hasta el 22 de julio de 2016, dependiendo de cada centro de producción.

Škoda está aprovechando las vacaciones en las fábricas para llevar a cabo proyectos de modernización y restauración. El despliegue inminente del Škoda Kodiaq centrará las actividades en la planta de Kvasiny, mientras que en Mladá Boleslav se sigue trabajando en la nueva línea de prensado hidráulico PXL 2, que está previsto que empiece a operar a finales de 2016. Esta línea de prensado es altamente eficiente en consumo de energía y será la primera en producir grandes estampados de aluminio. También en la planta principal de Škoda, se ampliará el almacén para que los procesos logísticos sean todavía más eficientes y flexibles, ante el constante aumento de la variedad de productos. Las actividades de optimización se centran también en la automatización robótica de los procesos de producción y en los preparativos para potenciar la fabricación digital en línea con la Industria 4.0.

Al mismo tiempo, Škoda ampliará las capacidades de producción de coches y componentes gracias a la identificación y eliminación de obstáculos. En las plantas de Mladá Boleslav y Kvasiny, el volumen de producción es de 3.000 coches por día. En Vrchlabá, donde se fabrica la caja de cambios de doble embrague DQ-200, la capacidad de producción diaria es de 2.000 unidades, mientras que en Mladá Boleslav se producen 3.000 transmisiones manuales y más de 2.000 motores cada día. Škoda ha involucrado a aproximadamente 1.000 empleados y proveedores de servicios externos para completar los proyectos durante el período de inactividad de la fábrica.

En República Checa, Škoda Auto registra una producción anual de más de 650.000 coches y emplea a alrededor de 25.500 personas. La ampliación de la gama de modelos y el aumento de las capacidades de producción han permitido a Škoda crear numerosas oportunidades de empleo. Solo en Kvasiny, donde se producen cerca de 280.000 coches cada año, se van a crear 2.000 nuevos puestos de trabajo en breve.

El contenido de este comunicado fue publicado primero en la web de la Sala de Prensa de Skoda (esp)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *