Este verano las medusas no serán un problema gracias a la app Oboradar

Cada año, miles de bañistas en España sufren el mal trago de una picadura de medusa. Normalmente no llega a ser algo grave y, en el mejor de los casos, solo genera preocupación y rompe la tónica sensacional de estar de vacaciones, pero también hay muchas veces en que una picadura de medusa se traduce en un riesgo real para la salud. 

En todo caso, nadie disfruta teniendo que ir al hospital por la picadura de uno de estos animales. Pero los datos demuestran la gran cantidad de personas que lo hacen actualmente, pues las cifras han crecido tanto que el Hospital Clínic de Barcelona ha creado recientemente la primera unidad médica para tratar picaduras de medusas.

El año pasado se produjeron solo en Cataluña más de 10.000 picaduras de medusas, con problemas para la salud en el 5- 10 % de los casos, sobre todo en la piel, tal como afirman en la unidad de toxicología del Instituto de Ciencias del Mar. Uno de los problemas es que cuesta saber de antemano dónde se localizarán las medusas para así poder prevenir picaduras, pues es algo que depende de varios factores, como por ejemplo de las corrientes marinas o la temperatura del mar entre otros y que cambian rápidamente con el paso de pocos días.

Por eso, Gabriel García de Tuñón, un joven emprendedor Cántabro, ha lanzado Oboradar, una aplicación social para conocer y alertar sobre avistamientos de medusas en las costas de la península ibérica y de las Islas Baleares. La aplicación es totalmente gratuita y está disponible en Google Play y en Apple Store

La aplicación se compone de un mapa en donde, a través de diferentes iconos, se reflejan los avistamientos de medusas que otros usuarios han publicado en la herramienta. Los iconos varían en función de la cantidad de medusas avistadas, el tiempo que llevan los avistamientos publicados en la app o si el avistamiento ha sido publicado por una cuenta oficial.

La app se basa en la gran ventaja que tiene la tecnología para enfrentar situaciones cotidianas con respuestas más inteligentes. Su fundador, Gabriel García de Tuñón, advierte sobre la importancia de que todo el mundo colabore: “Es importante mantenerse conectado y ser social, pues eso garantiza la salud y el bienestar de todos en nuestras playas y mares”.

La aplicación también cuenta con un apartado para publicar y ver avistamientos oficiales, es decir, aquellos que provienen de servicios de emergencias, organizaciones gubernamentales u otros perfiles verificados. Estos avisos son especialmente destacados en la aplicación por su carácter oficial y brindan a este tipo de entidades la oportunidad de publicar avisos y, así, llegar a varias personas de una manera rápida y eficaz.

Medusas hay de muchos tipos, por eso Oboradar ofrece información sobre las medusas más frecuentes de las costas españolas en el apartado de la app ´medusas frecuentes`. Por ejemplo, La Cotylorhiza tuberculata, también llamada ´medusa huevo frito`, mide entre 20 y 35 centímetros y abunda en todo el Mediterráneo, especialmente en el Mar Menor. Por suerte, este tipo de medusa es de peligrosidad baja y pocas veces causa picaduras en humanos. Vale la pena documentarse bien sobre los tipos de medusas que se pueden encontrar para así poder estar prevenido.

¿Planes futuros?
García de Tuñón destaca que “Tenemos muchos planes y mejoras que incluir en Oboradar en un futuro cercano. No podemos adelantar mucho, aunque la expansión de la aplicación en nuevos territorios es una de nuestras prioridades. Los usuarios registrados podrán ir viendo nuevas mejoras y avances en la app con las nuevas actualizaciones”.

¿Qué hacer si ya se ha producido la picadura?
Siempre es mejor prevenir que curar, pero si se llega tarde y la medusa ya ha dejado su marca en la piel, los expertos recomiendan evitar viejas prácticas aconsejadas como rociar la zona afectada con arena, agua dulce u orina, pues podría llegar a ser incluso contraproducente. Lo mejor es acudir a un puesto de socorro. Y, si no fuese posible, lo primero que se debería hacer sería retirar cualquier resto de tentáculos que se pudiera tener en la zona (siempre utilizando guantes o pinzas para evitar nuevas picaduras), después, aclarar la zona afectada con agua salada, aplicar frío durante 15 minutos, resistir un tiempo y, en caso de que el picor o malestar no baje, se aconseja acudir directamente a un centro médico. 

Si quieres que tu problema no le suceda a más personas, sé social y comparte tus avistamientos de medusas en Oboradar.

Se puede conocer más sobre el proyecto entrando en su página web, siguiendo sus redes sociales (Twitter, Facebook y Linkedin) o contactando directamente con Gabriel García de Tuñón vía email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *