El peligroso mosquito tigre ya ha invadido toda la costa mediterránea española

Desde que llegó a Cataluña en 2004, el mosquito tigre ha sido siempre una temible plaga. Sus picaduras son mucho más dolorosas, provoca fuertes reacciones alérgicas y lo que es peor, trae la promesa de todo tipo de enfermedades exóticas y peligrosas. Ha pasado más de una década y lejos de solucionarse el problema, el mosquito tigre se ha extendido por todas nuestras costas. Su alcance es increíble. Ha llegado a puntos que jamás hubiéramos pensado posibles. Con la llegada de virus como el Zika o el Chikungunya, añadidas a la extendida malaria, el dengue o la fiebre del Nilo, la presencia en todas partes del mosquito tigre se hace aún más ominosa. ¿Es hora de levantar las alarmas?

El mosquito tigre está en (casi) todas partes
Un reciente estudio publicado liderado por la Universidad de Murcia, en colaboración con la plataforma de ciencia ciudadana Mosquito Alert del CREAF y el CEAB-CSIC, impulsada por la Obra Social “la Caixa”, ha presentado el mapa más actualizado de la presencia del mosquito tigre en España. Los resultados, que recogen la información de las últimas décadas sobre este animal, muestran que todas y cada una de las provincias lindantes al mediterráneo han sufrido la presencia del mosquito tigre. Esto incluye las Islas Baleares, donde se ha detectado la presencia durante varios años ya. Además, el mosquito ha traspasado la barrera de estas comunidades, llegando a lugares tan insospechados como el País Vasco o Aragón, lugares considerados demasiado fríos para que sobreviva este insecto. 

Una gran cantidad de expertos han colaborado en este trabajo, aportando todo tipo de información relevante sobre su ecología, ciclos de vida, distribución y mucho más. Sin duda, este estudio es el más exhaustivo realizado en la Península Ibérica al respecto de esta especie, lo que incluye la relación del mosquito tigre con casos como el Zika o el Chikungunya en nuestro país.

Una App para atrapar al tigre
La aplicación gratuita Mosquito Alert, antes conocida como Atrapa al Tigre, ha sido desarrollada dentro del marco de la plataforma Mosquito Alert, que coordinan el CREAF y el CEAB-CSIC con el impulso de la Obra Social “la Caixa”. Este proyecto ha presentado en varias ocasiones los mapas de distribución obtenidos por los avistamientos realizados por la población. La cosa es tan sencilla como coger móvil y avisar de un encuentro con este mosquito, tomando una foto que llega a la plataforma, la cual confirma la presencia del mosquito tigre. De esta manera, los voluntarios, cualquier persona con un smartphone, se convierten en una herramienta de incalculable valor a la hora de controlar la presencia del insecto.

¿Cuál es el peligro del mosquito tigre?
El mosquito tigre (Aedes albopictus) está considerado como una de las especies invasoras más dañinas del mundo. ¿Por qué? Este insecto, en primer lugar, es terriblemente agresivo: ataca a personas y animales sin miramientos. Posee un ciclo de vida y una ecología que maximiza la capacidad de encuentros con humanos, aumentando las oportunidades que tiene de picar. Por su agresividad, su tamaño y su capacidad reproductiva, esta especie se adapta muy fácilmente y desplaza a otras autóctonas. Esta es la razón, grosso modo, unida a unos años más templados, de que el mosquito tigre esté extendiéndose tan rápidamente por la costa española. Con el tiempo, de forma previsible, seguirá aumentando su hábitat, aumentando el ratio de contacto con seres humanos. ¿Qué produce el mosquito tigre?

Picaduras bastante dolorosas
Los mosquitos tigre, aunque no siempre, suelen caracterizarse por ronchas y picaduras muy molestas y dolorosas. En ocasiones, dichas picaduras producen reacciones alérgicas adversas y que pueden llegar a ser peligrosas. Normalmente bastante más que con mosquitos autóctonos de la Península Ibérica.

Transmiten el Zika
Efectivamente, el mosquito tigre es un documentado portador del Zika. También ha sido el causante de algunos transportes de Zika fuera del continente africano. Pero tal vez, el papel crucial como vector, en este caso, sea que funciona como reservorio. Es muy difícil que un mosquito tigre llegue desde África para infectar las cosas españolas. Pero sí puede ocurrir que un infectado por Zika llegue aquí y un mosquito tigre le pique, comenzando un ciclo donde el virus podría mantenerse latente en una población de mosquitos, actuando de foco.

También transmiten el Chikungunya
En 2007 Italia vivió una crisis epidémica de Chikungunya. El culpable fue el mosquito tigre. Latinoamérica tampoco se ha librado de este tipo de brotes, también causadas por el mismo mosquito. Una enfermedad tan relativamente extraña como esta se transmite mucho más fácilmente con vectores tan agresivos como este tipo de mosquito. Todavía no tenemos noticias importantes en la península, pero eso no evita las precauciones.

Dengue, malaria y fiebre amarilla
Normalmente, la presencia de mosquito tigre está muy asociada a enfermedades como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla. Es bastante común encontrar la presencia de este mosquito, un reservorio natural, en países azotados por estas epidemias. Actualmente, la malaria mata a casi tres millones de personas al año. El dengue y la fiebre amarilla, con cifras algo más modestas, son igual de temibles. Por su virulencia y su capacidad de expansión, la presencia del mosquito tigre hacen que estas enfermedades se conviertan en un peligro potencial.

No obstante, aunque la extensión del mosquito tigre supone un temor, lo cierto es que por ahora estamos relativamente a salvo. Es decir, en primer lugar, tenemos sistemas de control y medidas para atajar cualquier posible brote. La presencia del mosquito tigre, aunque extensa, todavía no supone una verdadera alarma biológica. Además, numerosos sistemas de control están desarrollándose en este momento para limitar el alcance de este insecto y un posible contagio. Por si fuera poco, estudios y aplicaciones como esta ayudarán al control de la expansión del mosquito y sus consecuencias. De esta manera, se puede estar prevenidos ante cualquier eventualidad. Así que por ahora no hay demasiado por lo que preocuparse. Al menos en materia de salud. Porque desde el punto de vista ecológico, puede que la cosa sea distinta. Aunque eso lo veremos con el tiempo.

El contenido de este comunicado fue publicado originalmente en la página web de Hipertextual

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *