La contaminación acústica contribuye a 48.000 nuevos casos de enfermedades cardíacas al año en la UE

El ruido ambiental, un problema creciente en ciudades y comunidades, representa una seria amenaza para la salud cardiovascular y el bienestar general de las personas. En este Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, ROCKWOOL reitera su compromiso con la reducción de los niveles de ruido ambiental y la promoción de entornos más saludables para todos.

Los estudios científicos han demostrado de manera concluyente que los niveles nocivos de ruido ambiental aumentan los niveles de hormonas del estrés y elevan la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La exposición a largo plazo al ruido ambiental se estima que causa 12.000 muertes prevenibles y contribuye a 48.000 nuevos casos de enfermedad cardíaca isquémica por año en la Unión Europea, según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

ROCKWOOL reconoce la importancia de abordar este desafío de salud pública y trabaja activamente para desarrollar soluciones que mitiguen el impacto del ruido ambiental en la vida diaria. A través de la innovación continua y el compromiso con la sostenibilidad, la compañía se dedica a proporcionar productos y soluciones que promuevan entornos más silenciosos y saludables para las comunidades en las que opera.

«En ROCKWOOL, entendemos que el ruido ambiental no solo es una molestia, sino también una amenaza seria para la salud», declara Miguel Ángel Gallardo, Business Unit Director de ROCKWOOL Peninsular. «Nos comprometemos a seguir desarrollando soluciones que contribuyan a la reducción del ruido ambiental y a la creación de entornos más seguros y saludables para todos».

La rehabilitación como estrategia para reducir el ruido urbano
La rehabilitación de edificios desempeña un papel fundamental en la mejora del confort acústico en entornos urbanos. Muchos edificios existentes carecen de aislamiento acústico adecuado, lo que los hace vulnerables a la intrusión de ruido externo, especialmente en áreas urbanas densamente pobladas. La modernización de estos edificios mediante la instalación de materiales de aislamiento acústico como la lana de roca de ROCKWOOL puede reducir significativamente la transmisión de ruido no deseado, creando espacios interiores más tranquilos y cómodos para sus ocupantes.

Además, la rehabilitación energética de edificios proporciona una oportunidad única para abordar tanto la eficiencia energética como el confort acústico. Al mejorar la envolvente del edificio con materiales aislantes, no solo se reduce la pérdida de calor y se mejora la eficiencia energética, sino que también se crea una barrera efectiva contra el ruido exterior. Esta integración de soluciones de aislamiento acústico y térmico en proyectos de rehabilitación contribuye no solo a la comodidad y el bienestar de los ocupantes, sino también a la sostenibilidad ambiental y al ahorro de energía a largo plazo.

En este contexto, la lana de roca de ROCKWOOL presenta una serie de beneficios significativos en la mejora del confort acústico en edificaciones. Gracias a su amplia gama de densidades, este material se adapta eficazmente a diversas necesidades y entornos, ofreciendo soluciones personalizadas para cada proyecto.

Más información sobre la contaminación acústica y las soluciones de ROCKWOOL aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *