La Asociación Española de Cirujanos trabaja para acercar las unidades de trasplante a los cirujanos jóvenes

Un año más, España vuelve a batir el récord mundial en trasplantes con cerca de 6.000  realizados en 2023, consolidándose como el país líder a nivel mundial. Y es que el país tiene una tasa de donantes fallecidos cercana al 49 por cada millón de habitantes, el doble de la media de la Unión Europea, según datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

Unido a esto, cabe destacar que actualmente en España existen 26 unidades de trasplante hepático, pero solo en menos de la mitad de los centros se realizan más de 40 trasplantes al año. En el caso del trasplante de páncreas, los números son mucho más limitados. Esto significa que es muy difícil que los jóvenes residentes puedan tener la oportunidad de involucrarse activamente en dichas unidades durante su periodo de formación complementaria. A ello hay que añadir, la dificultad de acceso a la formación en cirugía de trasplante hepático o pancreático para los residentes que no disponen de esta técnica en su centro.

En consecuencia de esto, la Sección de Trasplantes de Órganos de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) está llevando a cabo numerosas iniciativas para acercar el mundo de los trasplantes a esta nueva generación de cirujanos. Entre ellas, destaca el Curso de Donación de Órganos, creado para facilitar el aprendizaje para la técnica de donación, el primer paso en el mundo de los trasplantes. Además, también han impulsado el Proyecto Formativo en Trasplante Hepático y Pancreático, muy enfocado en acercar esta técnica a los profesionales de 4º y 5º año de residencia que no disponen de Unidad de Trasplante en su centro y poner sobre la mesa las necesidades dentro de la especialidad. Así, este proyecto nace con el objetivo de hacer más accesible la profesión a los jóvenes cirujanos.

Actualmente, en España solo existe un programa Fellow en Cirugía Hepato-Bilio-Pancreática y Trasplante Hepático de un año de duración en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. Es un programa complementario al finalizar la residencia para aquellos que se quieren especializar en esta disciplina, pero evidentemente insuficiente para satisfacer la demanda.

«Además, destaca tener en cuenta que estos programas son imprescindibles para toda sociedad y sistema sanitario, y que las unidades de trasplantes de los hospitales españoles se enfrentan a un futuro problema de relevo generacional», señala Dopazo.

«No se debe de olvidar que la carrera de cirujano de trasplantes es totalmente vocacional, puesto que es de las profesiones más exigentes dentro del ámbito de la sanidad. En primer lugar, la formación en trasplantes requiere una gran formación técnica y prolongada, pero, además, ya en el puesto de trabajo, los cirujanos de trasplantes deben de tener una disponibilidad muy elevada en comparación con otras especialidades», comenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *