La buena gestión de la calidad aumenta en un 5% los ingresos por ventas

La excelencia empresarial está a la orden del día. Cada vez son más las empresas conscientes de la necesidad de mejorar su gestión diaria acorde con una estrategia que les ayude a avanzar con firmeza. Se trata de fomentar la calidad en todos los niveles empresariales. La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) afirma que una buena gestión puede aumentar hasta en un 5% los ingresos por ventas. Pero, ¿qué supone realmente esta gestión?

En un primer estadio, es completamente primordial establecer procedimientos de trabajo estándares que permitan asegurar que todos los productos y servicios tienen siempre el mismo nivel de calidad. Hay muchos sistemas que permiten asegurar la calidad de los productos; uno de los más conocidos es el ISO (International Standard Organization), pero hay otros como el EFQM (European Foundation for Quality Management).

Cumplir todos los procedimientos que garantizan la calidad de los productos y servicios solo se logrará si la totalidad de los trabajadores de la entidad trabajan conjuntamente y tienen un objetivo común. Para conseguirlo, es necesario aumentar la participación, motivación y formación del personal de la empresa. De esta forma, se incrementarán la calidad en todos los estadios empresariales.

Grupo Cuñado, una empresa dedicada al suministro de válvulas, tubos y otros accesorios para cualquier tipo de industria, es un buen ejemplo de gestión de la calidad. La excelencia de los materiales que proporcionan es fundamental, por lo que los someten a una inspección rigurosa que garantiza que sus dimensiones y otras características se corresponden con las especificaciones. De esta forma, certifican la calidad y seguridad de los mismos.

Además, para tener la certeza que sus trabajadores entienden la importancia de este hecho y conocen los procedimientos, imparten cursos de Gestión de la Calidad, Ensayos de Materiales y de Inspección y Pruebas que profundizan en todo lo relacionado con este importante concepto. Este servicio también se ofrece a empresas externas.

El segundo estadio, y uno de los principios más importantes de la gestión de la calidad, es el control total de la calidad, la mejora continua. Se trata de no detenerse en los procedimientos, sino buscar de forma continua la forma de mejorar, de satisfacer las necesidades de los clientes y usuarios de la empresa. En este grupo se deben tener presentes no sólo a los clientes finales, sino también a los usuarios internos; los trabajadores que cuentan con un papel a lo largo de todo el proceso productivo de la empresa.

El Dr. Armand V. Feigenbaum, innovador en el área de gestión de los costes de la calidad y principal precursor de este “control total de la calidad”, afirma que “la calidad es responsabilidad de todos, pero puede transformarse en la responsabilidad de nadie, sin el liderazgo adecuado en la organización”. Según Feigenbaum, la calidad debe abarcar todas la funciones administrativas de la organización.

Para aplicar un sistema de gestión de calidad adecuado y eficiente, cada organización debe tener en cuenta sus particularidades. De esta forma se optimizará la competitividad, garantizará el crecimiento y aumentará la rentabilidad de la entidad así como los beneficios para todos los miembros de la organización y el resto de la sociedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *