Un estudio confirma que las mujeres del entorno de una embarazada tienen más posibilidades de quedarse encintas

¿Por qué en la época del instituto,  las chicas de un mismo grupo se comportaban de un modo similar? ¿Por qué los chicos también tenían comportamientos similares? El grupo de iguales adquiría más fuerza que nunca y cuando uno emprendía alguna acción o tomaba alguna decisión, había efecto imán y otros tomaban la misma decisión, envalentonados por lo iniciado por el primero.

Pues bien, algo parecido sucede con los embarazos, de manera que cuando una mujer se queda embarazada, las mujeres de su entorno tienen más probabilidades de quedarse embarazadas también. Hay quien dirá que es una cuestión lógica de edad, sin embargo, los estudios lo confirman: el embarazo es “contagioso”.

El embarazo se contagia… por imitación
Un estudio en 2012 llegaba a dicha conclusión. Dicho estudio se llevó a cabo en la Universidad alemana de Bamberg, donde analizaron el comportamiento de 42.000 mujeres de 7.600 empresas. En el estudio observaron que durante el año posterior al embarazo de una trabajadora se duplicaba la posibilidad de que sus compañeras se quedaran también embarazadas.

La explicación que dieron los investigadores fue que, al ver a una mujer, compañera o amiga, embarazada o ya con su bebé, las otras mujeres experimentan el deseo de ser madre y ven aumentada su autoconfianza en sus capacidades para serlo.

Otro estudio publicado en 2014 llegaba a una conclusión similar al observar las interacciones de 1.700 mujeres durante 15 años, desde los 15 hasta los 30 años de edad.

Vieron que tener un hijo (o no tenerlo), se relacionaba en gran medida con lo que hicieran las amistades de cada mujer. Algo similar sucedía a la hora de decidir tener relaciones sexuales, comprometerse con un sindicato, utilizar métodos anticonceptivos o decidir abortar un bebé. Si una hacía algo de esto, las mujeres de su entorno tenían más probabilidades de hacer lo mismo.

Así, en la situación de ser madre, vieron que cuando una mujer tenía un bebé la probabilidad de que sus amigas tuvieran también un bebé se multiplicaba por dos en un plazo de unos dos años. Pasados esos dos años, la probabilidad volvía a descender.

Cuestión de confianza
Los investigadores concluyeron que cuando una decisión vital va ligada a momentos de incertidumbre, cuando hay muchos factores asociados a esa decisión, muchas cuestiones que valorar, el hecho de ver a alguien conocido dar el paso anima al resto a hacerlo también.

El ver a otras mujeres cercanas siendo madres puede llegar a hacer que se sientan capaces de ser madres también en ese momento concreto de sus vidas.

La noticia Los estudios lo confirman: el embarazo es ‘contagioso’ fue publicada originalmente en Bebés y más por Armando .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *