Aumenta la preocupación de las estaciones de ski por el inusual tiempo que está haciendo

España atraviesa uno de los otoños más cálidos de los últimos tiempos. A las puertas de noviembre los ciudadanos siguen sin echar mano del abrigo, de los jerseys, y la televisión no deja de mostrar imágenes de lugares costeros donde los bañistas disfrutan del sol y de la playa.

De la misma forma que no siempre llueve a gusto de todos, este alargamiento del buen tiempo se observa con gran preocupación por las estaciones de ski y en definitiva, por todas las empresas que viven de los deportes de invierno. La temporada de esquí suele comenzar a finales del mes de noviembre, pero durante los últimos años esta fecha ha venido sufriendo importantes retrasos. Lo mismo está sucediendo con la fecha de finalización de la temporada de nieve; antes podía llegar a extenderse hasta los primeros días del mes de mayo, mientras que en las últimas temporadas ha finalizado bastante antes de esta fecha.

A pesar de todo esto, el número de aficionados al esquí sigue creciendo y cada vez son más las personas que acuden a agencias de viajes especializadas buscando ofertas de esquí en Andorra o en España.

‘Las estaciones desde hace años han buscado adaptarse a las circunstancias, solucionando el problema de la falta de nieve en la mayoría de estaciones de esquí con los cañones de nieve. Esta solución les permite mantener las pistas en buen estado, permitiéndoles permanecer más tiempo abiertas, y retrasando el cierre por falta de nieve. Aún no siendo la solución idónea, los cañones de nieve garantizan el funcionamiento de las estaciones y que los usuarios puedan disfrutar de su deporte favorito’ asegura Nieveplus, agencia especializada en turismo de estaciones de ski.

Si bien los cañones ayudan a paliar el problema, a sus ventajas hay que sumarle notables inconvenientes como: su elevado consumo de energía y de agua, la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, la contaminación acústica y, por último pero no por ello menos importante, esta solución no deja de suponer un coste añadido que tiene que soportar la estación, que acabará siendo repercutido a los usuarios.

Según Nieveplus: ‘De una forma o de otra, la afluencia de público y la diversión están garantizadas, registrándose ya a estas alturas un elevado número de reservas. Los usuarios tienen ganas de nieve después de un verano más largo de lo habitual’ .

Más información en: https://www.nieveplus.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *