Charla sobre impacto psicológico y diagnóstico del cáncer de mama en el Colegio de Enfermería de Gipuzkoa

La sede del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa (COEGI) en San Sebastián acogerá mañana, jueves 22 de marzo, a las 18:00 horas, la charla-coloquio de su Espacio de Salud y Cuidados: “Autoexploración y diagnóstico precoz del cáncer de mama. Impacto psicológico ante el diagnóstico y la enfermedad. Formas de afrontamiento”.

Los ponentes serán David González, Director de Enfermería de Onkologikoa; Joana Pérez, Doctora en Psicología e investigadora en la UPV/EHU y Maite Valle, socia de Katxalin, Asociación guipuzcoana de apoyo a mujeres afectadas de cáncer de mama y/o ginecológico. En la charla abordarán el impacto psicológico ante el diagnóstico y la enfermedad y también las formas de afrontarla, además de la importancia de la autoexploración y el diagnóstico precoz.

En este sentido, el Director de Enfermería de Onkologikoa, David González, recuerda que “la supervivencia al cáncer de mama a los cinco años del diagnóstico ha aumentado en casi 20 puntos, pasando del 68% a principios de los 90, a un 84,6% hoy en día”. Son datos recogidos en el último informe sobre “Supervivencia del cáncer en la Comunidad Autónoma Vasca 2000-2012”. Esto se debe a los avances terapéuticos y a los programas de detección del cáncer de mama implementados en los últimos años. En el caso de Onkologikoa, en torno al diagnóstico precoz del cáncer de mama, “tenemos un equipo especializado de enfermería trabajando en la toma de biopsias, formados para la instrumentación de la técnica, manejo de la mesa de estereotaxia y dispuestos siempre a trabajar con la ansiedad del paciente sometido a este tipo de intervención”, explica David González.

Estos avances deben ir acompañados por la autoexploración, que continúa siendo una recomendación aceptada por la Organización Mundial de la Salud. “Aunque no existen evidencias científicas que avalen esta técnica, siempre es positivo que exista una vigilancia activa en la salud y que las mujeres estén alerta ante la aparición de signos de un posible proceso neoplásico”, asegura David González.

Por otra parte, Joana Pérez, Doctora en Psicología e investigadora de la UPV/EHU, destaca que las investigaciones revelan que entre el 15% y el 40% de las mujeres con cáncer de mama desarrollará en algún momento ansiedad y/o depresión. Tanto el diagnóstico del cáncer de mama como el tratamiento y las consecuencias de éste, suponen un fuerte impacto psicológico para las mujeres, pero no todas reaccionan de la misma manera. La respuesta emocional puede ser variable, “cambiando de día en día o incluso en horas”, explica.

Ansiedad y depresión
En general, explica, “la respuesta emocional de las pacientes con cáncer de mama suele ser una combinación de los siguientes sentimientos: incertidumbre, pérdida de control, estigmatización, aislamiento, miedo, rabia, culpa, negación y tristeza. En ocasiones, estos sentimientos perduran en el tiempo y pueden llegar a desarrollar algunas psicopatologías, como la ansiedad y la depresión”.

Estas psicopatologías no aparecen exclusivamente en la fase de diagnóstico, pueden aparecer también durante el tratamiento o incluso tras su finalización. Así, subraya Joana Pérez, “algunas mujeres, una vez finalizado el tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia, pueden vivenciar dificultades emocionales a la hora de asimilar lo vivido, retomar su vida y volver a la normalidad”.

A pesar de ello, destaca que “muchas de las mujeres con cáncer de mama desarrollan resiliencia; es decir, la capacidad de sobreponerse a la adversidad, de salir fortalecidas y desarrollarse personal, social y vocacionalmente”. Esto dependerá en gran medida de los apoyos sociales y familiares de los que disponga, de la ayuda de los profesionales sanitarios y de sus propias capacidades.

Existen, según explica la psicóloga, dos tipos básicos de afrontamiento. “El activo, centrado en la resolución de problemas; y el pasivo, caracterizado por la evitación, negación e indiferencia ante el cambio”. Diversos estudios muestran que las mujeres con cáncer de mama que muestran una estrategia de afrontamiento pasiva presentan mayor sintomatología ansioso-depresiva, mayor dolor y peor calidad de vida. “En un estudio que realizamos en la Facultad de Psicología de la UPV/EHU, encontramos que estas mujeres presentaban mayores síntomas depresivos, así como mayores cambios en el sistema inmunitario y hormonal”, asegura Pérez.

Actualmente, siguen desarrollando esta línea de investigación con el objetivo de conocer los factores biopsicosociales implicados en la aparición de síntomas psicológicos, ya que ese conocimiento abre posibilidades a la prevención de estos síntomas, permitiendo diseñar intervenciones específicas, minimizando el impacto de la enfermedad y el deterioro de la salud de las pacientes y mejorando su calidad de vida.

Joana Pérez, David González y Maite Valle abordarán todos estos temas y responderán a las preguntas que los asistentes les planteen mañana jueves, 22 de marzo, a las 18:00 horas, en la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *