Golpear el coche al aparcar es una de las principales razones para acudir al taller de reparaciones

El aparcamiento sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la mayoría de los conductores. En este momento, el estrés, los nervios y otros factores externos pueden hacer que el coche se lleve un pequeño susto no deseado. Aunque no se tratan generalmente de grandes desperfectos, lo cierto es que los golpes y rozaduras contra columnas y paredes son motivos más que frecuentes por los que acudir al taller de reparaciones.

La empresa especialista en elementos de seguridad y protección para garajes, Termiser Protecciones, asegura que, en concreto, es el aparcamiento dentro de un garaje lo que más percances suele generar. Y los daños para la carrocería del coche en estos casos pueden ir des leves rayones o abolladuras hasta golpes más serios que lleguen a destrozar partes del coche importantes y necesarias. De ahí que sea imprescindible tomar una serie de precauciones al aparcar, especialmente en espacios cerrados y pequeños.

Otros motivos para acudir al taller tienen que ver con bombillas fundidas, con las revisiones habituales, o con fallos mecánicos o eléctricos que se producen con el paso del tiempo. Al igual que desgastes en las ruedas y otros elementos que tendrán lugar a causa del normal uso del vehículo. Y muchos de ellos pueden evitarse a largo plazo con buenas conductas a la hora de conducir y de aparcar.

Cómo evitar daños en el coche al aparcar
Aunque es imposible conseguir que un coche se mantenga en perfectas condiciones, sí es fácil evitar determinados daños en su carrocería a la hora de aparcar. Teniendo en cuenta algunas precauciones durante el aparcamiento y también utilizando herramientas para evitar daños en la medida de los posible.

Para empezar, hay que tener clara la técnica de aparcamiento, ya sea en línea o en batería. Tomarse su tiempo y conocer las referencias importantes para cuadrar el coche de la manera adecuada. En todos los casos, es imprescindible marcar la maniobra por medio de los intermitentes, y además prestar atención a todos los detalles del espacio donde se encuentre el vehículo. Como otros vehículos o la presencia de obstáculos como columnas y esquinas.

Por otro lado, existen elementos destinados a proteger el vehículo en caso de roce o colisión. Muy fáciles de instalar y muy útiles. Se trata de los elementos de protección para garajes, piezas de espuma que se cortan a medida de columnas, paredes, esquinas, o cualquier otro espacio, que amortiguan cualquier golpe producido entre un vehículo y estos lugares. Además, pueden fabricarse siguiendo diversos diseños, por lo que se adaptan a la estética de cualquier garaje o parking.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *