Se presenta 'Las inspiraciones y motivaciones del Sr. Castillo'

El libro Las inspiraciones y motivaciones del Sr. Castillo del escritor salvadoreño (afincado en Estados Unidos) Víctor Castillo, mezcla aspectos de su propia biografía con elementos casi educativos para el gran público. En dicho libro, que puede leerse en prosa y al igual que las Helénicas, de Jenofonte narra la inmersión en una guerra… pero en este caso no es la del Peloponeso, sino, por el contrario, la batalla personal de un hombre que ha atravesado las dificultades que le ha impuesto la vida (la soledad, la muerte, la inmigración, el volver a empezar, etc.) con una fuerza sobrenatural emanada de la fe y la creencia en Dios, más allá de toda duda.

Sin embargo, sería un error confinar a Las inspiraciones y motivaciones del Sr. Castillo en un libro puramente religioso. No lo es, aunque la espiritualidad y la sensibilidad religiosa estén siempre presentes. Al igual que los poemas épicos de la antigua Grecia, enarboladas en Heródoto, Tucídides o el ya mencionado Jenofonte, Víctor Castillo construye un relato épico de su vida como herramienta de ejemplo o de guía a aquellos que se encuentran perdidos en un túnel oscuro y son incapaces de ver la luz.

Como toda obra cargada de espiritualidad, Las inspiraciones y motivaciones del Sr. Castillo es profundamente optimista, que funciona como un mapa en el Laberinto para susurrar al oído que hay salida, que la vida, por más oscura e inextricable que sea, siempre brinda una segunda oportunidad. Y en esta caso, el susurro proviene de Dios. Un Dios, si se quiere, muy personal, cargado de buenas intenciones y dispuesto para todo el mundo que lo busque con pasión.

 

Escrito de forma sencilla y amena, accesible para todo el público, Las inspiraciones y motivaciones del Sr. Castillo son un verdadero soplo de aire fresco en un mundo cargado de pesimismo y confundido entre la vacuidad del consumismo y los falsos cantos de sirena, una obra cuya lectura es obligatoria para quienes necesiten volver a encontrar los verdaderos valores humanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.